Austin car crash lawyers

Abogados de Accidentes Automovilísticos en Austin

Free Case Evaluation

Si ha estado en un accidente automovilístico, necesita a un abogado con experiencia a su lado. Si recientemente ha sufrido una lesión en un accidente automovilístico, en la firma McMinn, LLP, tenemos el conocimiento, la experiencia y dedicación necesaria para obtener la compensación que se merece.

Nunca cobramos por la consulta inicial en casos de lesiones personales, en cambio, tomamos estos casos en base a honorarios de contingencia, lo que significa que no nos pagará a menos que llegue a un acuerdo o veredicto del jurado a su favor. Nuestros abogados de accidentes de vehículos de motor entienden las necesidades de nuestros clientes, personas que han sido lesionadas por causas ajenas a ellos o por negligencias de otros. Sin mencionar, los abogados de la firma McMinn son determinados y agresivos para negociar con las compañías de seguros, y de ser necesario, están dispuestos a llevar su caso a los tribunales.

Según la Administración Nacional de Seguridad Vial, estadísticamente hay un accidente de vehículos cada 14 segundos en los Estados Unidos. En 2018, habían más de 6,7 millones de accidentes de tránsito con un estimado de 2,3 millones de personas resultaron heridas. En personas entre las edades de 5 a 34 años, los accidentes automovilísticos son la causa número uno de muerte (Centro para el control de desastres). La mayoría de los vehículos de motor accidentados resultan en lesiones de tejidos blandos.

Aunque los accidentes automovilísticos ocurren con mucha frecuencia y rara vez atraen poca atención del público o de los medios de comunicación, cuando el accidente le ocurre a usted, se convierte en un gran evento. Si ha resultado lesionado, puede tener cuentas médicas, salarios perdidos y otros costos que pocas personas tienen los recursos para manejar. Puede ser que usted no sepa a dónde ir para obtener ayuda.

Nuestra firma se dedica a ayudar a nuestros clientes a obtener el apoyo legal que necesitan para manejar con eficacia las consecuencias de un accidente automovilístico o colisión. Póngase hoy en contacto con la firma de abogados McMinn para una consulta gratuita.

¿Qué son las lesiones en tejidos blandos?

Las lesiones en tejidos blandos son causados por el daño a los músculos, ligamentos y tendones en el cuerpo. Sin embargo, el problema con las lesiones en tejidos blandos es que presentan muy signos físicos sobre este daño. Si aparecen síntomas aparentes de lesiones de tejidos blandos, serían moretones o cambios de color inicialmente después de la lesión pero que se desvanecen rápidamente. En cambio, el dolor de la lesión invisible puede durar semanas, meses e incluso años, y en última instancia interrumpir la capacidad de una persona para realizar sus tareas diarias. El tipo más común de lesión de tejido blando es el traumatismo cervical, una condición con un trauma en los músculos, tendones y ligamentos en el cuello, como resultado de los duros movimientos de un accidente automovilístico, el cual crea un dolor intenso y debilitante para la víctima.

El cuerpo humano no fue diseñado para absorber golpes por un accidente de tránsito, su fragilidad no le permite soportar los efectos de dos o más vehículos chocando entre sí. En 1997, el bioingeniero JR Bault y otros científicos realizaron un estudio del impacto de la colisión y alcance de los pasajeros en un automóvil. El estudio consistió en 42 voluntarios sanos, 21 de cada sexo. Les hicieron exámenes médicos para determinar si tenían enfermedades preexistentes o eran propensos a cualquier alimento. Pasaron los exámenes, uno a uno fueron colocados en vehículos que luego se les provocó deliberadamente un choque a velocidades muy bajas. Un grupo fue golpeado a 2.5 MPH y el 29% de estas personas experimentaron síntomas de traumas. El segundo grupo de sujetos fue colisionado por detrás a 5.0 MPH y el 38% de ellos sufrió de traumas. El estudio también demostró que a esas velocidades no hubo daños en ninguno de los vehículos, a pesar de haber sido golpeados varias veces. La mayoría de los accidentes de tránsitos no suceden a estás velocidades muy bajas, no obstante el estudio demuestra que no hace falta un enorme daño en el vehículo para tener un impacto considerable en los pasajeros. En el mundo real los accidentes suelen ocurrir muy rápidamente y a mucho mayores velocidades, entre un promedio de 20 a 40 MPH.

Los traumas en las personas ocurren generalmente por colisiones traseras. ¿Cómo una colisión trasera perjudica a los pasajeros? Cuando la parte delantera del vehículo es impactada y el vehículo se detiene repentinamente, los cuerpos son impulsados hacia atrás. El movimiento de la cabeza creado por este movimiento “deténgase y siga” provoca un trauma cervical. Al igual que el movimiento que causa el “Síndrome del bebé sacudido” que a los niños pequeños, el veloz avance y retroceso se crea haciendo una mueca de dolor para los adultos y niños más grandes.

Los síntomas de trauma cervical tienden a estar en la cabeza y cuello, no obstante, el dolor y la inflamación puede irradiar hacia la columna vertebral, hombros y brazos. El dolor puede ser leve o muy agudo. Lo que es peor, el dolor puede involucrar visión borrosa, dolor de mandíbula y debilitantes dolores de cabeza.

¿Por qué las lesiones de tejidos blandos son difíciles de probar?

Los traumas pueden ser difíciles de probar ya que puede ser que no hayan lesiones visibles. Incluso con herramientas de medicina moderna como los escáneres CT, rayos X y los MRI’s pueden no encontrar ningún daño. De hecho, es más complicado porque dos personas responden distintas al mismo impacto, el conductor podría tener un daño mínimo mientras que los pasajeros que van adelante sufran duramente o viceversa.

Ya que los traumas pueden ocurrir incluso a velocidades muy bajas, el vehículo puede tener muy pocos daños y la compañía de seguros intentará usar esto como negarle su reclamo. La compañía de seguros le hará creer a la víctima eso debido a que no hay mayores daños en el vehículo, él o ella no deberían resultar heridos.

En cambio, las compañías de seguros insisten en que si tuviera lesiones reales, el vehículo tuviera también daños visibles. Por lo tanto, la única manera de probar que una persona que de hecho sufre de dolor crónico en los tejidos blandos es a través de la documentación médica y un abogado audaz que tenga experiencia en este tipo de lesiones de accidentes en automóviles.

Cuando ocurre un accidente, la gente involucrada puede y puede que no vaya directamente al hospital en búsqueda de tratamiento. Sin embargo, es posible sufrir de un trauma u otra lesión en la espina dorsal, caderas u hombros y no tener un dolor intenso o mostrar ningún síntoma aparente en el momento. Debido a la adrenalina (la hormona de pelea o huida) y endorfinas que se liberan en el temor, shock y confusión de un accidente, estos analgésicos naturales pueden bloquear el dolor que una persona puede llegar a estar sintiendo poco después de un accidente vehícular.

Esto podría explicar porqué muchas personas que están muy mal heridos no sienten dolor de inmediato, o incluso buscar ayuda de emergencia en absoluto. Sin embargo, una vez que la víctima ha tenido la oportunidad de sentar la cabeza, los efectos dolorosos del accidente de tránsito empezará a surgir como distensiones musculares, presiones en los ligamentos y tendones y volverse rígida en los próximos días.

Para poder hacer un reclamo a una compañía de seguros, una persona lesionada debe poder probar sus daños. Para mostrar la existencia de daños, debe haber documentación médica sustancial para alegar estas lesiones. Con demasiada frecuencia, la gente piensa que no necesita ver a un doctor después de un accidente, incluso cuando están experimentando un dolor “manejable”. Asumir un poco de malestar después de un accidente de tránsito es normal, una persona está haciendo más bien un daño, luego verá que el dolor no disminuye e incluso podría incrementarse durante el tiempo. Lo peor es que va ser muy difícil convencer a un médico que no existen lesiones en tejidos blandos como resultado de un accidente de vehículo.

Sin tratamiento, las lesiones en tejidos blandos pueden causar un dolor crónico, incluso después que se cura la lesión debido a daños en los nervios y/o tejidos en la cicatriz que se ha formado alrededor del sitio de la lesión. Es imprescindible que cualquier persona involucrada en un accidente busque atención médica y hable con un abogado tan pronto como sea posible.

Consulta inicial gratuita – no le cuesta nada hablar con un abogado sobre su caso

Póngase en contacto con la firma de abogados McMinn para nuestro servicio legal en Austin, Texas. Nuestros abogados conocen la ley de accidentes automovilísticos en Austin, y le ofrecen representaction.

Consultas gratuitas – Lo visitaremos en su casa o en el hospital – Contactenos 24/7 al Telefono o Text (512) 474-0222 o use nuestro formulario de contacto.